Incrementa tus ventas... Anúnciate...



sábado, 5 de diciembre de 2015

Sinaloa: Caso resuelto, el de surfistas australianos (Video)

A dos semanas de que fueran privados de la vida, la Procuraduría dio a conocer que habría capturado a tres de los cinco presuntos responsables de la desaparición y muerte de dos jóvenes australianos.
Marco Antonio Higuera Gómez, procurador de Justicia de Sinaloa, dio a conocer que los presuntos implicados eran integrantes de una banda delictiva dedicada al robo y homicidio, que operaba desde aproximadamente el año 2013, cuyo modo de operar era haciéndose pasar por elementos de la Policía para detener a las unidades que circulaban de norte a sur por la autopista Benito Juárez.

El crimen se pudo esclarecer, precisó el fiscal del estado, gracias a que personal encubierto de la Policía Ministerial del Estado realizó recorridos por la autopista Benito Juárez logrando la detención de dos de los implicados que fueron identificados como Julio César González Muñiz y su primo, Martín Rogelio Muñiz Ponce, ambos vecinos de la comunidad La Guamuchilera.

A estas personas se les detuvo, dijo el fiscal, portando armas largas y cortas, además de droga.
Pero, abundó, que se estableció su probable participación en la desaparición de los australianos porque, al practicarle la pericial balística a la pistola calibre 357 que portaba Julio César González, resultó ser la misma arma que se utilizó para privar de la vida a quienes fueron encontrados calcinados dentro de una camioneta quemada en hechos ocurridos el sábado 21 de noviembre en las inmediaciones de la comunidad de Juan Aldama “El Tigre”.

“Este dictamen pericial en balística fue determinante para conectar y relacionar a estas dos personas con el homicidio de las víctimas, de lo que se considera que pueden corresponder a los nombres de Dean Lucas y Adam Russel Coleman”.

Ante las circunstancias en su contra, los presuntos homicidas revelaron los detalles de cómo ocurrieron los hechos la madrugada del 21 de noviembre, además de revelar los nombres de sus cómplices y la participación de cada uno de ellos, señaló el fiscal Higuera Gómez.

“Ante el Agente del Ministerio Público adscrito a la Dirección de Averiguaciones Previas, -narró el procurador- una vez que se le recepcionó la declaración ministerial a Julio César González Muñiz y Martín Rogelio Muñiz Ponce, aportan información que el día 20 de noviembre del año en curso, aproximadamente a las 18 y 19 horas se pusieron de acuerdo para cometer el robo a personas que transitaran en vehículos por la carretera “La Costera”, por lo cual abordaron el vehículo Cherokee en horas de la noche llevando consigo armas de fuego cortas y largas, un juego de luces instaladas en la visera del vehículo, similares al utilizado por corporaciones policiales, y se hicieron acompañar de las otras personas ya mencionadas para ser cinco en total, quienes participaron en este lamentable hecho”.
El procurador prosigue, señalando que los presuntos delincuentes “se trasladaron a la carretera “La Costera” para vigilar la circulación de los vehículos y, la función de Sergio Simón Benítez González, quien también se hace llamar Mario Alberto Barraza, fue de avisar a la altura del kilómetro 50 de dicha carretera donde se quedaba parado vigilando la circulación de los vehículos de norte a sur y, vía telefónica, le avisaba al resto de las personas, quienes se encontraban instalados a la orilla de la carretera, a la altura del kilómetro 37 a bordo de la camioneta Cherokee, quienes una vez que recibían información de las características de los vehículos, los perseguían para interceptarlos arriba de la carretera, identificándose como supuestos policías, quienes vestían uniformes apócrifos”.

Sergio Simón, dijo el procurador, fue quien les avisó a sus cómplices del paso de la camioneta Vans, siendo esta posteriormente avistada y perseguida por dos kilómetros hasta ser obligada a detenerse.
Fue Luis Enrique Espinoza quien portaba un fusil 223 y haciéndose pasar por elemento policial, ordenó a los ocupantes para que bajaran, teniendo problemas, según refirieron Julio César y Martín Rogelio, con quien identificaron como “la persona de pelo largo, oponiendo resistencia y forcejea a golpes con dos de los delincuentes de nombre Jesús Uriel Camacho Labrada y Martín Rogelio Muñiz Ponce, en ese momento es cuando interviene Julio César González Muñiz y le dispara con una pistola calibre 357 a la cara de la persona de cabello largo”.
Mientras esto sucede, prosigue el fiscal narrando, “Luis Enrique, que también se hace llamar José Luis, de apellido Espinoza Bojórquez, vigilaba al otro ocupante de la camioneta Chevy Vans decidiendo subir al herido a la camioneta Vans y se ponen en circulación”.
Con sus víctimas sometidas, deciden abandonar la carretera y se introducen entre las brechas para, posteriormente, detenerse y dar fin a la situación.

“La persona de nombre Luis Enrique, que también se hace llamar José Luis, es quien realiza los disparos con la pistola calibre 357 que le es proporcionada por Julio César González Muñiz, posteriormente los despojan del equipo telefónico y retiran las placas de circulación de la unidad motriz para que no fuera identificada y es Luis Enrique quien le prende fuego a la camioneta estando en el interior los dos cuerpos sin vida, para esto utilizó unas prendas de vestir”.

Higuera Gómez dio a conocer que alrededor de las 21:40 horas del pasado jueves, en la colonia Vallado Viejo, fue detenido por elementos de la Policía Ministerial del Estado “Sergio Simón Benítez González, quien también utiliza el nombre de Mario Alberto Barraza Duarte, a quien, al revisar la base de datos, se detectó que cuenta con una orden de aprehensión por el delito de homicidio doloso y se le aseguraron dos teléfonos y 20 envoltorios de narcótico de una sustancia granulada conocida como “cristal”. El procurador reconoció que faltan por ser detenidos Luis Enrique Espinoza, quien tiene en su haber cuatro órdenes de aprehensión pendientes de ejecutar, tres de ellas por el delito de homicidio y una por robo de vehículo.

También se encuentra prófugo Jesús Uriel Camacho Labrada.

El fiscal del estado precisó que con los elementos jurídicos que cuenta el Ministerio Público “se ejercitará acción penal en contra de las cinco personas señaladas como probables responsables del delito de homicidio con ventaja y robo mediante el uso de arma de fuego ante el juez de Primera Instancia en turno y pudiera corresponderles una pena por la conducta cometida de 22 a 50 años de prisión”.
 
(Con información de El Debate.com.mx)

Recibe nuestras noticias en tu correo electrónico:

Lo más leído de la semana